HOMOS

Homo Rodhesiensis / Sapiens



Con Rodhensiensis se conoce al Homo sapiens sapiens arcaico, son humanos modernos pero con rasgos arcaicos;
y con el nombre de Homo sapiens sapiens se conoce a nuestra especie.

El Homo sapiens arcaico apareció hace unos 400.000 años. En el Pleistoceno medio, y en todo el Viejo Mundo,
nos encontramos con unos fósiles que muestran mayor capacidad craneana (por encima de los 1.000 c.c.).

Aunque bien podrían ser considerados como Homos Erectus evolucionados, se les da un nombre taxonómico
distinto y se incluyen en nuestra misma especie (sapiens), de la cual serían solo unas variantes primitivas
que reciben el nombre geográfico del fósil sobre el que se señalaron sus rasgos en cada una de las regiones.

Todos ellos son morfológicamente variables y tienen el problema de que la mayor parte carecen de una datación precisa.
Es posible que las diferencias se deban a dataciones distintas, con lo que estaríamos ante una
microevolución temporal, o bien ante distintos rasgos genéricos (variabilidad intergrupal).

También es posible que esas diferencias sean debidas a la variabilidad existente dentro de cada grupo
(variabilidad intragrupal o individual), como en Atapuerca, donde hay individuos de distintas edades y sexos.

La cronología general estaría entre 500/400.000 y 200/150.000 y aparecen culturalmente asociados a las últimas
fases del Paleolítico inferior (Achelense superior y evolucionado), con industrias líticas que
preludian el Musteriense. Los orígenes del hombre moderno pueden estar en África u Oriente Próximo.